Colombia: Una madre se infiltra en una banda de explotación sexual para rescatar a su hija

La red, que delinquía a las afueras de Bogotá, reclutaba a sus víctimas, algunas de ellas menores de edad, en bares, a través de redes sociales y en colegios.

Un grupo familiar señalado de captar jóvenes para inducirlas a realizar actividades sexuales con fines de lucro fue desarticulado en Colombia esta semana con la ayuda de la madre de una de las víctimas, quien logró infiltrarse entre los criminales y salvar a su hija, de 19 años.

La joven terminó convertida en esclava sexual tras conocer a un hombre en un bar de Bogotá, que la convenció de vincularse a una supuesta empresa de eventos con la promesa de que ganaría mucho dinero. Sin embargo, se trataba de un negocio en que creaban un perfil en una comunidad virtual a las mujeres que engañaban, ofrecían sus servicios sexuales y las trasladaban a varios municipios a las afueras de la capital colombiana para cumplir con encuentros íntimos a la fuerza, explica la Fiscalía General de la Nación.

Hallan un centro de explotación sexual de mujeres en la misma casa que alberga una fundación contra la trata de personas

Hallan un centro de explotación sexual de mujeres en la misma casa que alberga una fundación contra la trata de personas

Según relató la madre de la víctima a Noticias Caracol, inicialmente su hija fue obligada a tener sexo con dos de sus captores. Luego le tomaron fotografías desnuda para publicarlas en Internet, donde era comercializada como dama de compañía, y la encerraron en un apartamento en el municipio de Mosquera, Cundinamarca, donde había entre 8 y 10 jovencitas en la misma situación. Los criminales les advertían que no podían salir solas y que solo podían comunicarse con sus familias en su presencia. Eran obligadas a mantener relaciones sexuales con numerosos hombres en un solo día. 

Meses después de intentos fallidos de encontrar a su hija, la mujer se infiltró en un chat de la banda y contactó a sus miembros con el propósito de desenmascararlos. Se ganó su confianza y organizó una fiesta familiar a la que los invitó, y en la cual pudo fotografiarlos y captarlos en video para que más adelante fueran identificados.

La madre pudo descubrir la ubicación exacta de su hija y procedió a denunciar a los traficantes de personas a la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN). La joven fue rescatada exitosamente y los investigadores se infiltraron en la red, descubriendo la situación que vivían muchas otras mujeres, algunas de ellas menores de edad, reclutadas no solo en bares, sino a través de redes sociales y en colegios de Bogotá.

Una redada realizada esta semana en Mosquera permitió la captura de una mujer, su esposo y su hijo, y un cuarto individuo, todos acusados de integrar la banda de explotación sexual. Tres de los detenidos fueron enviados a prisión y la única mujer capturada fue dejada en libertad.

Fuente RT

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.