El COVID-19 puede causar enfermedades cardiovasculares varios años después

El conocimiento que se tiene de secuelas de otras pandemias permite prever que el coronavirus puede causar enfermedad cardiovascular que se manifiesta con los años.

En el hemisferio norte se acercan los meses de invierno y sufrir catarros y enfermedades respiratorias es algo habitual. De hecho, los datos en Oceanía indican que la ola de gripe puede ser especialmente agresiva entre 2022 y 2023.

A ello hay que sumarle otra ola de la COVID-19 con las variantes actuales, más letales. Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado para que se tomen medidas en Europa y se refuerce la atención primaria. 

Más allá de los habituales síntomas respiratorios, conviene prestar atención a otro hecho preocupante: el SARS-CoV-2 y otros virus respiratorios, que pueden desencadenar síntomas cardiovasculares.

De hecho, el conocimiento que tenemos de las secuelas de otras pandemias indica que estos síntomas pueden afectar a la esperanza de vida, provocando muertes prematuras desde meses a años después.

Tras la gripe de 1918, la literatura científica de la época describió casos extraños de niebla mental y fatiga crónica, dos de los síntomas asociados hoy en día con la COVID-19. Pero además de los síntomas habituales de la gripe, la de 1918 dejó una secuela muy preocupante y con efectos retardados: una ola de infartos que sacudió el mundo entre 1940 y 1959.

Esa ola era extraña, aparentemente inexplicable, pero hoy en día ya sabemos que estaba asociada a la previa pandemia de gripe. El virus había dejado una bomba de efecto retardado en algunos supervivientes.

Esta ola de enfermedades cardiovasculares afectó especialmente a hombres, igual que la propia pandemia de gripe y ahora la de COVID-19. Como posible explicación, se ha propuesto que la respuesta inmunitaria inusual en hombres entre 20 y 40 años en 1918 podría haber condicionado a los supervivientes a sufrir una mayor mortalidad a edad adulta.

Pero, es más, la exposición prenatal al virus de la gripe de 1918 se ha asociado a una mayor posibilidad de sufrir enfermedad cardiovascular a partir de los 60 años.

Estudios posteriores han demostrado que la infección por el virus de la gripe aumenta el desarrollo de las placas ateroscleróticas y, por lo tanto, la posibilidad de sufrir infartos. El daño en el endotelio vascular acelera la formación de placas y, como resultado, el riesgo de sufrir infartos.

Fuente HispanTV

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.