Alianza de litio y la de semiconductores: los nuevos bloques que dominarían el futuro

De acuerdo con un artículo de opinión publicado por el medio estadounidense ‘Politico’, actualmente el mundo está entrando en un periodo de «globalización vertical» que podría remodelar desde las cadenas de suministro hasta la sostenibilidad.

Un ejemplo de esto, señala el experto y autor del artículo Abishur Prakash, es lo que llama «la alianza del litio» que se está configurando en América Latina y que, apunta, podría ser la que tome las decisiones de grandes empresas como Tesla.

Dicha alianza uniría a México, país que recientemente nacionalizó su litio, Argentina, Bolivia y Chile, cuatro naciones que concentran la mayor parte del litio a nivel mundial, un mineral actualmente llamado el oro blanco y que es esencial para la producción de equipo tecnológico, como baterías.

En tanto, en el Indo-Pacífico, Estados Unidos ha propuesto Chip 4, una alianza de semiconductores con Japón, Corea del Sur y Taiwán, esto con el objetivo de establecer cadenas de suministro de chips que no dependan de China.

Pero en Oriente Medio, Israel y los Emiratos Árabes Unidos también se fragua otro bloque: «I2U2» para promover la innovación. En este bloque también está EEUU y la India y este incluye acuerdos que van desde la construcción de «parques de alimentos que emplean tecnologías climáticamente inteligentes» en toda la India hasta la financiación de proyectos de energía solar para crear opciones de energía más sostenibles para el mundo.

Y en Asia Central, Kazajistán quiere rediseñar el flujo del comercio físico y digital en Eurasia, mientras que China ha estado construyendo lo que se conoce como el «Corredor del Norte», un corredor que conecta Asia y Europa a través de Rusia y Bielorrusia, como parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés) durante varios años.

«Sin embargo, dado que el conflicto en Ucrania ahora está haciendo que este corredor sea inestable, Kazajistán ha propuesto el ‘Corredor Medio’ que conectaría Asia y Europa a través de Turquía. Esto, por supuesto, crea un nuevo enigma para EEUU, que quiere que Europa se desvincule de Rusia, pero bien podría terminar empujando a las empresas europeas a los brazos de China», señala la publicación.

De acuerdo con Abishur Prakash, con estos bloques emergentes «la vieja era de la globalización está terminando», mientras que los corredores comerciales y las alianzas impulsarán una fragmentación global.

«Muchos de estos nuevos bloques creados por EEUU ya no involucran a sus aliados tradicionales como Canadá, Francia o Alemania. Más bien, además del Reino Unido, EEUU se está duplicando en el Indo-Pacífico, lo que presenta un dilema para sus antiguos socios en Europa y Medio Oriente: ¿deberían quedarse con Estados Unidos o hacer sus apuestas en otra parte?», se lee en el artículo.

Aunque el artículo no hace mención al respecto, recientemente Arabia Saudita manifestó su interés por unirse al grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), informó el presidente sudafricano, Cyril Ramaposa.

Los BRICS son una asociación económico-comercial intergubernamental informal de cinco países en rápido desarrollo, donde se plantea el objetivo de desarrollar el diálogo y la cooperación multilateral. La idea de incorporar nuevos miembros a los BRICS la planteó China en mayo pasado. La República Islámica de Irán también solicitó su incorporación al bloque. Además, se analiza la incorporación de Argentita y Argelia, que podría aumentar aún más el peso político-económico del bloque.

Otra alianza es la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), un influyente bloque regional que agrupa a 8 países miembros, más seis socios, y 4 con estatus de observadores. Estrictamente hablando es el mayor bloque regional integrado por Rusia, China, la India, Pakistán, Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kazajistán, que abarca a casi la mitad de la población mundial y más del 30% del PIB global. La organización tiene como principal objetivo el fortalecimiento de la seguridad en la región, así como la cooperación económica y cultural.

Además, los Gobiernos no son los únicos en crear nuevas alianzas, pues también las empresas están haciendo lo propio, por ejemplo SK Telecom y Deutsche Telekom que se unieron para lograr que el metaverso llegue a Europa, mientras que Tesla ha expresado su interés en tener sus propias cadenas de suministro.

«En un futuro cercano, habrá múltiples bloques compitiendo para gobernar el mundo. Y estos bloques tendrán que coexistir entre sí, mientras encuentran formas creativas de atraer a los países, y las empresas, a su rincón», destaca el texto.

Fuente Sputnik

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.