Análisis de un meteorito marciano caído en la Tierra hace 207 años siembra dudas sobre la validez de la teoría de formación de planetas

El reciente estudio se basa en el análisis del meteorito de Chassigny, cuya composición se considera inusual, ya que, a diferencia de otras rocas marcianas, contiene materiales representativos del interior del planeta.

Un nuevo estudio sobre un antiguo meteorito ha aportado nuevos detalles inesperados sobre cómo la Tierra y Marte adquirieron elementos volátiles, como el hidrógeno, el carbono, el oxígeno, el nitrógeno y los gases nobles, en el momento de su creación.

El análisis de un meteorito marciano caído en la Tierra en 1815 siembra dudas sobre la validez de la teoría de formación de planetas
Digital Vision / Gettyimages.ru

Hasta ahora, se suponía que los planetas rocosos acumulaban primero estos elementos de la nebulosa alrededor de una estrella joven. Como el planeta es en ese momento una bola de roca fundida, estos gases se disuelven en el océano de magma y luego se desgasifican de regreso a la atmósfera. Posteriormente, los meteoritos condríticos que chocan contra el planeta recién nacido aportan materiales más volátiles, explica Sandrine Péron, de la Universidad de California en Davis, EE.UU., la autora principal.

Desarrollan los mapas más detallados hasta ahora del asteroide Psyche, que revelan un antiguo mundo de metal y roca

Publicación del estudio

El estudio, que fue publicado la semana pasada en la revista Science, se basa en el análisis del meteorito de Chassigny, que cayó en el noreste de Francia en 1815 y se considera inusual pues, a diferencia de otras rocas marcianas que habían quedado expuestas a la atmósfera de Marte, supuestamente, contiene materiales representativos del interior del planeta, aclara un comunicado.

El planeta rojo resulta de especial interés, pues se formó con relativa rapidez, ya que se solidificó en unos 4 millones de años tras el nacimiento del sistema solar, mientras que la Tierra tardó entre 50 y 100 millones de años.

Al realizar mediciones extremadamente cuidadosas de cantidades minúsculas de isótopos de criptón en las muestras del Chassigny —que permiten distinguir entre los gases de origen solar y de origen meteorítico—  los investigadores pudieron deducir de dónde provienen los elementos de la roca.

Sorprendentemente, los isótopos de criptón corresponden a los procedentes de los meteoritos, no de la nebulosa solar. Esto significa que los meteoritos entregaban elementos volátiles a Marte mientras estaba en formación, mucho antes de lo que se pensaba, contradiciendo la teoría convencional. Asimismo, los científicos concluyeron que Marte no pudo haberse formado exclusivamente por desgasificación del manto.

«La composición interior marciana para el criptón es casi puramente condrítica, pero la atmósfera es solar», explica Péron. «Es muy distinta», agrega.

El estudio «también plantea algunas preguntas interesantes sobre el origen y la composición de la atmósfera temprana de Marte», recalca Sujoy Mukhopadhyay, el coautor de la investigación.

Fuente RT

Te puede interesar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.