Los parches argentinos prometen vencer resistencia a los antibióticos

Investigadores de la Universidad Nacional de Río Cuarto desarrollaron parches dermatológicos para tratar bacterias que presentan elevada resistencia a los antibióticos. Además, crearon una tecnología sensible a la luz que podría hacer antibacterial cualquier superficie.

Se trata de apósitos con hidrogeles que contienen nanopartículas y extracto de hierbas provenientes de las Sierras de San Luis —en la región centro-oeste de Argentina— que combaten cualquier tipo de bacteria. Además los investigadores prevén nuevos materiales que se activan con luz para evitar infecciones intrahospitalarias.

Según consigna el sitio Argentina Investiga, los parches surgen como respuesta a la creciente dificultad para tratar infecciones como consecuencia de la pérdida de eficacia de los antibióticos, algo que puede incluso conducir a la muerte.

El propio uso de los antibióticos es el que genera que las bacterias muten y se vuelvan resistentes a los fármacos, haciendo más difícil que los tratamientos sean efectivos.

¿Cómo funcionan los parches antibacteriales?
El material diseñado por los científicos argentinos es amigable con el medio ambiente y cumple diversas funciones: pueden ser utilizados como material de barrera, para regeneración de tejidos e incluso para acelerar los tiempos de cicatrización de infecciones en la piel.

«Estamos con una patente en curso. El resultado es un parche de hidrogel con propiedad bactericida y cicatrizante. Mata bacterias, algunas muy resistentes», dijo la doctora María Lorena Gómez a cargo del estudio, quien es investigadora independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y miembro del Grupo de Fotoquímica y Materiales de la UNRC.

De acuerdo a Gómez, el material arrojó excelentes resultados, dado que se comprobó que mata el 99, 9% de las bacterias.

«Es bactericida pero, a su vez, es biocompatible, es decir que mata a las bacterias causantes de infecciones severas y permite la regeneración de la piel sin efectos negativos para el organismo», explicó la científica.

La iniciativa apunta, entonces, a evitar que las bacterias «desarrollen mecanismos de supervivencia» y se vuelvan más difíciles de combatir.

Los parches contienen colágeno, ácido hialurónico y extractos naturales de plantas. Estos elementos favorecen la cicatrización y tienen propiedades bactericidas.

Un paso más
Los investigadores buscan incorporar a los parches un tipo de nanopartícula que, al estar expuesta a la luz, libera un tipo de oxígeno con propiedades tóxicas para las bacterias.

Para que funcione, la piel debe estar cubierta por el parche y a su vez este debe estar al descubierto para tener contacto con la luz.

Por otra parte, los especialistas de la UNRC, trabajan en desarrollar un material sensible a la luz con capacidad de ser moldeado que pueda emplearse para recubrir, como si se tratara de una pintura, utensilios de uso médico. Este material de apariencia vidriosa, más rígida, tendría las mismas funcionalidades que el parche al exponerse a la luz: eliminaría las bacterias y los virus.

Para algunos ensayos, la investigación traspasa fronteras y cuenta con la colaboración de dos doctores chilenos Nancy Pizarro-Urzua y Andrés Vega, de la Universidad Andrés Bello de Viña del Mar en el país andino.

Se espera que los desarrollos puedan aplicarse en el ámbito de la salud aunque se evalúan opciones para lanzar la nueva tecnología, según declaró Gómez.

Fuente Sputnik

Te puede interesar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.