ENTREVISTA| Director de oficina de enlace de la FAO para Rusia, Oleg Kobyakov: «Los estatutos no estipulan la inhabilitación, y menos la exclusión de un Estado miembro»

Los documentos fundacionales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) impiden la exclusión de Rusia en vista del conflicto armado en Ucrania, dijo a Sputnik Oleg Kobyakov, director de la oficina de enlace de la FAO para Rusia.

«Los estatutos no estipulan la inhabilitación, y menos la exclusión de un Estado miembro. Hay una cláusula estándar en todas las organizaciones internacionales, también en la FAO, que permite suspender el derecho de voto a un Estado que haya dejado de abonar su contribución por un período prolongado, pero no es el caso de Rusia», aclaró Kobyakov en una entrevista con Sputnik.

El funcionario agregó que la FAO mantiene la línea de continuar la cooperación con Rusia.

«La continuación de contactos es un factor estabilizador. Rusia siempre ha sido y sigue siendo un contribuyente de buena fe», señaló Kobyakov.

La contribución anual de Rusia, pagada en parte en euros y en parte en dólares, ha variado entre 16 y 25 millones de dólares en los últimos años, precisó el director de la oficina de enlace. «Como contribuyente de buena fe, Rusia siempre abona esta suma en enero y el presente año no ha sido una excepción», añadió.

Proveedores de grano

Además, Kobyakov afirmó que ningún país podrá reemplazar a Rusia y Ucrania en los suministros de grano a corto plazo.

«No hay tales países a corto plazo», dijo Kobiakov, al agregar que la proporción de Rusia y Ucrania en el mercado global de grano supera el 30%.

Recordó que el año pasado Rusia exportó 35 millones de toneladas de grano, mientras Ucrania, unos 12 millones. Más de 50 países, continuó, dependen de sus entregas en más del 30%, un indicador crítico, según los expertos.

«Las interrupciones en el suministro de alimentos y un drástico aumento de sus precios amenazan con crisis económicas nacionales y disturbios civiles», señaló.

Según el informe publicado a inicios de mayo por la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y el Programa Mundial de Alimentos, unas 570.000 personas en los países importadores del grano ruso y ucraniano como Yemen, Madagascar o Etiopía, se enfrentan a una hambruna crítica, agregó.

Kobyakov apuntó que las sanciones impuestas a Rusia obstaculizan la exportación de cereales dado que afectan el pago de estas entregas, el seguro y el acceso de los barcos.

Ayuda alimentaria urgente

Kobyakov también declaró que un tercio de la población de Ucrania actualmente necesita ayuda alimentaria urgente.

«En ese país (…) hasta un tercio de la población necesita ayuda alimentaria urgente», añadió.

Agregó que «en el marco de la operación humanitaria de la ONU, lanzada en Ucrania con un coste total de 1.700 millones de dólares, el precio de la ayuda alimentaria que suministra el Programa Mundial de Alimentos de la ONU alcanza los 800 millones de dólares».

La FAO, continuó, lleva a cabo su propia operación en Ucrania para ayudar a la población rural, que prevé que «hasta finales del año más de 350.000 familias rurales, es decir casi un millón de lugareños, de las regiones afectadas reciban semillas, forraje, fertilizantes y dinero en efectivo».

Sanciones a Rusia en vista de la crisis alimentaria

Asimismo, el director de la oficina de enlace de la FAO para Rusia declaró que la FAO llama a reconsiderar la política de sanciones, en particular contra Rusia, y evaluar su conveniencia a la luz de la actual crisis alimentaria.

«Las recomendaciones de la FAO para salir de esta situación [la actual crisis alimentaria en el mundo] contienen llamados a analizar la política de sanciones y evaluar la conveniencia de mantenerlas», destacó Kobyakov.

Kobyakov reiteró que en general la FAO se opone categóricamente a todo tipo de sanciones y medidas restrictivas comerciales.

«Creemos que el mercado mundial de alimentos es un gran logro de la humanidad», señaló.

Recordó que con la OMC el comercio mundial adquirió un carácter equilibrado y justo.

«Todos los desequilibrios de este balance son dos pasos atrás. Provocan la subida de los precios, deterioran la situación económica de zonas, países, regiones enteras, ralentizan el avance de la humanidad hacia un desarrollo sostenible», precisó.

Kobyakov advirtió que las restricciones afectan a las capas de la población contra las que no estaban dirigidas en un principio.

Rusia lanzó el pasado 24 de febrero una operación militar especial en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitaban ayuda frente al genocidio por parte de Kiev.

El ministro de Agricultura de Ucrania, Nikolái Solski, declaró a mediados de mayo que la exportación de grano desde el país se vio paralizada debido al bloqueo naval por parte de Rusia.

Rusia, por su parte, niega poner obstáculos a la exportación de cereales desde Ucrania, a la que acusa de haber instalado minas navales en sus puertos. Además, argumenta que las sanciones unilaterales impuestas contra Rusia causaron cortes en las cadenas de suministro y en los flujos de finanzas internacionales.

Al mismo tiempo, Estados Unidos y sus aliados afirman que las exportaciones de productos agrícolas y fertilizantes no están sujetas a las sanciones que los países occidentales impusieron contra Rusia por su operación militar en el territorio ucraniano.

Fuente Sputnik

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.