Johnson respalda entrega a Ucrania de nuevos sistemas de lanzacohetes múltiples a larga distancia

El primer ministro británico no ve una solución «inmediata» a la parálisis de las exportaciones del grano ucraniano

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha declarado este viernes su apoyo a la idea de entregar a Ucrania los llamados Sistemas de Lanzacohetes Múltiples (o MLRS) para potenciar a las fuerzas ucranianas en sus operaciones contra la invasión rusa.

Estos sistemas permiten el lanzamiento de cohetes guiados o misiles de largo alcance capacitados incluso para llegar a territorio ruso, una apuesta ofensiva que, a juicio de Johnson, es el camino a tomar en lugar de intentar alcanzar un acuerdo de paz con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Archivo - Sistema de lanzamiento múltiple de cohetes (MLRS) empleado en la guerra de Ucrania
Archivo – Sistema de lanzamiento múltiple de cohetes (MLRS) empleado en la guerra de Ucrania – -/Ukrinform/dpa – Archivo

«¿Como lidias con un cocodrilo que está en mitad de comerte la pierna izquierda?», se ha preguntado Johnson en una entrevista con Bloomberg, sobre el comportamiento exhibido sobre el presidente ruso, de quien ha considerado que «es un tipo que, definitivamente, no es de fiar».

La petición de Ucrania para recibir el MLRS ha sido recibida con enorme precaución por varios países aliados ante la posibilidad, precisamente, de que sus misiles alcancen Rusia, pero Johnson ha asegurado que su entrega respondería a propósitos eminentemente defensivos contra «la brutal artillería rusa».

De hecho, en las últimas horas se ha dado a conocer que Estados Unidos ha comenzado a estudiar abiertamente esta posibilidad, según fuentes de la Casa Blanca a la cadena CNN, con la entrega de MLRS y de una versión ligera, el llamado Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad M142 (HIMARS), capacitado para alcanzar objetivos a unos 300 kilómetros de distancia.

En este sentido, Johnson ha urgido a los países aliados a tomar una decisión pronto porque Rusia «sigue comiendo terreno» en el este del país, donde ha enfocado sus operaciones en las últimas semanas y está consiguiendo un «progreso lento pero palpable».

El primer ministro también se ha referido al conflicto humanitario que supone la paralización de las exportaciones de grano ucraniano y el problema que comporta para la entrega de ayuda alimentaria a los países necesitados.

Las rutas del mar Negro están ahora mismo bloqueadas. Putin ha ofrecido la reapertura de los pasos marítimos bajo su control siempre que reciba a cambio garantías de seguridad pero Turquía se ampara en un acuerdo de 1936 que le capacita para regular el paso a través del Bósforo en tiempo de guerra.

Todo ello ha desembocado en un situación enormemente complicada a pesar de que el primer ministro británico mantuvo una «buena conversación» a este respecto con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Sin embargo, Johnson no ofreció buenos pronósticos a corto plazo. «No voy a engañar a nadie. No hay una solución inmediata a este tema que podamos alcanzar con solo chascar los dedos», ha lamentado.

Fuente Europa Press

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.