ENTREVISTA| Jefe de la República Popular de Donetsk (RPD), Denís Pushilin: Donetsk prefiere ampliar control sobre el terreno antes de ir a votar por la adhesión a Rusia

El jefe de la República Popular de Donetsk (RPD), Denís Pushilin, se pronunció por aplazar el referendo sobre la adhesión de este territorio a Rusia a la ampliación del control fáctico «hasta las fronteras constitucionales».

«Los resultados de ese referendo son bien evidentes. Ahora bien, en plano práctico convendría abordarlos después de que salgamos a las fronteras constitucionales de la RPD y la RPL. Todo llega a su tiempo», afirmó Pushilin en una entrevista con Sputnik.

A este respecto, Pushilin llamó a restablecer la gestión pública en las provincias de Jersón y Zaporiyia, en el sur de Ucrania, antes de celebrar un referéndum o elecciones.

«Para convocar un referéndum o celebrar elecciones, se requiere antes restablecer las instituciones de la gestión pública (…) los esfuerzos se centran precisamente en esa dirección», explicó el líder de Donetsk.

Para Donetsk, agregó Pushilin, es importante ayudar ahora a la provincia de Jersón y a las zonas de Zaporiyia, liberadas de las tropas ucranianas, a restablecer los organismos públicos.

«Urge restaurar la gobernanza en estos territorios para garantizar los servicios básicos a la población y el funcionamiento de la economía», señaló.

Lo más importante, insistió, es que la gente pueda vivir con normalidad en estas regiones, su adhesión o no a Donetsk y en qué condiciones «son solo matices».

Al rebelarse en 2014 contra el Gobierno de Kiev, las Repúblicas Populares de Donetsk (RPD) y Lugansk (RPL) se proclamaron en los límites administrativos de las respectivas regiones de Ucrania, si bien ejercieron control real en un tercio del territorio del Donbás en los últimos ochos años.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aclaró en febrero pasado que el reconocimiento de la RPD y la RPL por parte de Moscú es dentro de las fronteras que ellas proclamaron en 2014.

Las fuerzas de Donetsk intensifican la neutralización de las minas antipersonal que dejó el batallón ucraniano Azov (bajo investigación criminal en Rusia) en la acería Azovstal, informó Pushilin.

«La acería ocupa un territorio de más de 10 kilómetros cuadrados, por eso el desminado tomará cierto tiempo, pero estamos acelerando ese trabajo», aclaró el líder de Donetsk.

El último grupo de 531 nacionalistas ucranianos que estaban atrincherados en la planta siderúrgica casi un mes, se rindieron el 20 de mayo. En total, suman más de 2.400 los individuos que se entregaron a las fuerzas de Rusia y Donetsk.

Pushilin subrayó que, de momento, era difícil estimar cuándo concluirá la limpieza de la instalación industrial.

El proceso, en el que participan equipos especiales del Ministerio de Emergencia de Donetsk y del Ejército de Rusia, ha dejado algunos heridos entre los expertos en desminado, indicó, sin precisar su número.

Si bien los combatientes ucranianos bloqueados en Azovstal se entregaron, no hay certeza de que lo hayan hecho todos, sostuvo.

«A día de hoy se realiza una inspección exhaustiva en todo el territorio de la acería», apostilló.

Marineros extranjeros en Mariúpol

Pushilin señaló también que en Mariúpol ya no quedan marineros extranjeros, si bien sus embarcaciones todavía permanecen en ese puerto del mar de Azov.

«Los tripulantes extranjeros ya han sido enviados a sus respectivos países. El Ministerio de Exteriores de la RPD ha brindado toda clase de apoyo para ello (…) En cuanto a las embarcaciones, siguen ahí (…) Su situación se está revisando caso por caso», declaró Pushilin.

El dirigente de Donetsk señaló que hasta hace poco esos barcos no podían abandonar el puerto por la presencia de minas.

«Ahora se va a determinar su pertenencia y su futuro», agregó. El departamento de Exteriores, según Pushilin, se implicará en dicha tarea.

La portavoz de la diplomacia rusa, María Zajárova, dijo el 25 de mayo que técnicos de la Flota del mar Negro completaron el 24 de mayo la operación de desminado del puerto de Mariúpol y retiraron un buque de la Guardia Costera que combatientes ucranianos habían hundido en la dársena. Como resultado, según ella, cinco barcos extranjeros pudieron zarpar.

Por su parte, el jefe de la administración de Mariúpol, Konstantín Iváschenko, precisó el 25 de mayo que en el puerto aún quedan dos naves extranjeras.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al genocidio por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es la desmilitarización y la desnazificación de Ucrania.

A finales de marzo pasado, el Ministerio de Defensa ruso dio por cumplidos los objetivos de la primera fase de la operación, que era mermar la capacidad bélica de Ucrania, y dijo que se enfocará en adelante en «la liberación del Donbás».

El 24 de marzo, el titular de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, dijo que Moscú ralentiza deliberadamente su ofensiva para evitar víctimas civiles.

Fuente Sputnik

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.