ENTREVISTA| Ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza Pinto: El Gobierno de Bolivia avanza con «soluciones estructurales para la salud del pueblo»

El ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza Pinto, repasó con Sputnik el trabajo realizado durante la presidencia de Luis Arce para mejorar la situación sanitaria del país, que estaba «en crisis» luego del Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020). Indicó qué tareas quedan por cumplir hasta el fin del mandato.

Auza asumió en enero de 2021, cuando Arce llevaba apenas dos meses en la presidencia. Su antecesor, el doctor Edgar Pozo, había entrado a terapia intensiva afectado por el COVID-19 durante la segunda ola de contagios en el país. El panorama no era el mejor. Las primeras vacunas, insuficientes aún, comenzaron a llegar en medio de incertidumbre.

Poco más de un año después, con la pandemia finalmente controlada, el ministerio a su cargo puede distribuir sus esfuerzos en otras áreas de atención. En diálogo con Sputnik, Auza manifestó que ahora es necesario llegar con médicos a las comunidades indígenas más alejadas de centros urbanos.

El sistema de salud del Gobierno Arce

Desde que gobierna Arce, ¿hubo un cambio en el sistema de salud boliviano? Según el ministro, «el cambio ha sido realmente muy grande. Antes estábamos en una crisis sanitaria, en el marco de la pandemia. No teníamos vacunas ni pruebas diagnósticas, mucho menos elementos de bioseguridad y medicamentos».

Auza se refería al periodo del Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020), cuando el Estado no proveía gratuitamente de pruebas, como actualmente ocurre. Las que había, en el ámbito privado, llegaban a realizarse hasta por 1.400 pesos bolivianos, unos 200 dólares, un costo que las hacía inaccesibles para la mayoría de la población.

«No existía una estrategia integral para contener a la pandemia. En ese sentido, hemos trabajando constantemente para mejorar esta situación. Y hemos aplicado una estrategia integral, que contemplaba el seguimiento a las normas de bioseguridad, la disponibilidad de medicamentos», explicó el ministro a este medio.

Hacia mediados de 2021 comenzaron a llegar vacunas en mayor cantidad, fundamentalmente Sinopharm, de China, y Sputnik-V, de Rusia. En ese momento fue importante «la coordinación con otras instancias, para la asignación de vacunas a cada rincón del país. Gracias a estas medidas hemos podido controlar, de alguna forma, la pandemia», sostuvo Auza.

El ministro nació en 1981 en la ciudad de Sucre, que junto con La Paz son las dos capitales de Bolivia. Estudió Medicina en la Universidad San Francisco Xavier, una de las más antiguas de América Latina, fundada en 1624.

Resumen del paso del COVID-19 por Bolivia

Hasta el momento, el Gobierno de Arce adquirió 23.815.500 dosis de vacunas contra el COVID-19. Además de Sputnik-V y Sinopharm, hay disponibles gratuitamente de laboratorios como AstraZeneca, Pfizer y Janssen.

Según el Ministerio de Salud y Deportes, hasta el 25 de abril se habían aplicado en el país 13.475.108 inyecciones, entre primera, segunda, tercera, cuarta dosis y unidosis.

De este total, 6.159.209 de bolivianas y bolivianos recibieron la primera dosis. Otros 4.902.653 la segunda. Hasta la tercera llegaron 998.652 personas y con unidosis se vacunaron 1.340.179 ciudadanos. Solamente 74.415 se dieron la cuarta inyección.

Ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza, en la comunidad amazónica de Santa Isabel - Sputnik Mundo, 1920, 27.04.2022

Ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza, en la comunidad amazónica de Santa Isabel

© Sputnik / Sebastián Ochoa

El ministro indicó que en la semana del 18 al 25 de abril se registraron 558 nuevos casos. Esta cifra marca una disminución de 135 veces con relación a lo contabilizado en la segunda semana de 2022, cuando fue el pico de la cuarta ola, ocasionado por la variante omicrón. Fueron siete días en los cuales se anotaron 77.238 contagios en todo el país.

Bolivia, con 11,5 millones de habitantes, registró poco más de 904.446 contagios desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. Según datos oficiales, 21.908 personas perdieron la vida por esta enfermedad.

Pero un reciente estudio de la Universidad Privada Boliviana (UPB) indicó que en toda Bolivia fallecieron 64.542 personas por COVID-19, el triple de lo contabilizado oficialmente. Este subregistro se debería a que las causas del deceso fueron mal registradas por las autoridades.

La vida más allá del coronavirus

«Pero no todo es COVID-19. Existen otras acciones que desde 2020 se han descuidado. Desde 2021 hemos reactivado la proyección de la atención sanitaria hacia nuestras comunidades, la proyección de nuestro sistema nacional de salud para que llegue a nuestra gente», contó el ministro.

Auza dio esta entrevista a Sputnik en la comunidad amazónica de Santa Isabel, cuyos pobladores deben viajar hasta 15 horas por el río Ichilo hasta el centro urbano más cercano, Puerto Villarroel, en el Trópico de Cochabamba (centro).

El ministro llegó en un helicóptero de la Fuerza Aérea para anunciar la contratación de 10 médicos de diversas disciplinas para atender permanentemente en las nueve comunidades indígenas del Territorio Comunitario de Origen (TCO) Yuqui CIRI (Consejo Indígena del Río Ichilo), al cual pertenece Santa Isabel.

«Ya llevamos un mes recorriendo comunidad por comunidad en lanchas, lo cual nos permite llegar con un equipo integral altamente capacitado para resolver las situaciones que se encuentran», dijo Auza.

Y agregó: «Comunidad por comunidad conocemos las necesidades, atendemos a la gente e intentamos ofrecer alternativas de solución a todas las problemáticas detectadas. Solamente así, entendiendo la realidad desde nuestras comunidades, vamos a poder ofrecer soluciones estructurales a la problemática social y de salud específicamente del pueblo boliviano».

Lo que queda por hacer

Ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza, en la comunidad amazónica de Santa Isabel - Sputnik Mundo, 1920, 27.04.2022

Ministro de Salud de Bolivia, Jeyson Auza, en la comunidad amazónica de Santa Isabel

© Sputnik / Sebastián Ochoa

El Estado Plurinacional volverá a elegir presidente en 2025. Hasta que finalice su mandato Arce, «tenemos desafíos muy grandes», dijo Auza, pero destacó que Bolivia está bien encaminada en este aspecto.

«Somos un país que se diferencia de otros, porque la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha planteado una estrategia que se denomina ’30-30-30′, que establece que el 30% de la población debería estar protegida por el Estado. Y establece que por los menos el 30% de su presupuesto en Salud debe utilizarse en el primer nivel de atención», comentó el ministro.

Y continuó: «Estas tareas pueden lograrse antes de 2030, pero nosotros debemos decir que ya hemos cumplido estas metas de la OPS, porque con el Sistema Único de Salud (SUS) protegemos al 51% de nuestra población, que antes no tenía un seguro».

El ministro remarcó que «aquellas personas que no tenían caja ni seguro de salud ahora lo tienen mediante el SUS, en el cual invertimos gran parte de nuestro presupuesto en atención primaria en salud».

Para Auza es un motivo de orgullo: «No hemos tenido que esperar hasta 2030. Lo hemos conseguido ahora, gracias a nuestro SUS, que estamos fortaleciendo para llegar hasta estas comunidades».

Fuente Sputnik

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.