SIN OLVIDO| A 20 años del estallido de 2001: la lucha continúa en las calles de Argentina

Diversas organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos de Argentina volvieron a copar la Plaza de Mayo, centro cívico nacional en la ciudad de Buenos Aires, para recordar la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001, mantener el reclamo de justicia por la represión desatada hace 20 años y homenajear a sus 39 víctimas mortales.


Un 20 de diciembre, pero hace 20 años, en 2001, la Policía montada a caballo aterrorizaba en la Plaza de Mayo, centro cívico de Argentina, a los manifestantes que se volvían a acercar, al igual que la noche anterior, desafiando el estado de sitio impuesto por el entonces presidente Fernando de la Rúa (1999-2001). Cinco personas murieron por las balas de plomo de la Policía en la masacre de la Plaza de Mayo.

Dos décadas después, en un contexto de crisis socioeconómica similar y atado el país nuevamente a las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), las y los argentinos volvieron a llenar la Plaza durante dos jornadas de homenajes a las víctimas y conmemoración de la peor represión desde el regreso de la democracia en 1983.

«Hace 20 años, estaba trabajando el miércoles 19 de diciembre y escuchamos del estado de sitio. Salimos junto a miles de personas y llegamos con una marea humana a la Casa Rosada [sede de Gobierno]. Esa movilización tuvo un significado muy grande, contra los planes de ajuste del FMI y el Gobierno de De la Rúa», dijo a Sputnik Vanina Biasi, dirigente del Partido Obrero, en la marcha del 20 de diciembre.

Como lo hicieran el 11 de diciembre pasado, los partidos de izquierda y organizaciones piqueteras volvieron a llenar la Plaza de Mayo con la consigna de no pagar la deuda pública de 44.000 millones de dólares contraída por el expresidente Mauricio Macri (2015-2019) y en negociaciones por el Gobierno actual.

En 2001, la represión, que había comenzado la noche del 19 de diciembre, continuó a fuerza de golpes y gases lacrimógenos y escaló a persecuciones, detenciones masivas, disparos de goma y, finalmente, al desenfreno y sentimiento de impunidad en el aparato armado del Estado cuando la autoridad política da luz verde para la brutalidad.

39 personas fueron asesinadas en Argentina en el marco de la rebelión popular, los saqueos por desesperación y la violencia institucional de la crisis de diciembre de 2001.

Memoria y reconocimiento

Las conmemoraciones comenzaron durante el 19 de diciembre. El presidente, Alberto Fernández, encabezó un acto afuera de la Casa Rosada, donde se descubrió una placa conmemorativa junto a familiares de las víctimas.

El jefe de Estado anunció que enviará al Congreso un proyecto de ley para establecer un beneficio reparatorio en concepto de indemnización para las personas que hubiesen fallecido o sufrido lesiones graves como consecuencia de la represión desplegada por el Estado en las manifestaciones de diciembre de 2001.

Durante la tarde del 19, se realizó una vigilia en la Plaza de Mayo organizada por los movimientos sociales y populares, tanto aquellos aliados al Gobierno nacional como los de izquierda. Hubo muestras fotográficas y la proyección de la película El argentinazo, además de una olla popular piquetera de fin de año.

El colectivo que realiza la revista de cultura villera Garganta Poderosa y la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) contaron con presentaciones de bandas en vivo, una feria e intervenciones artísticas.

El 20 de diciembre, la comisión de familiares y allegados de las víctimas realiza también una recorrida por las placas que conmemoran a los caídos durante la masacre de Plaza de Mayo, colocadas en las veredas de la Avenida de Mayo, aledaña al centro porteño.

En la zona del Congreso nacional, el Sindicato Único de Conductores de Motos de República Argentina (Sucmra) organiza un recital organizado por protagonistas clave de la resistencia a la represión de esos días.
«Esta movilización nos coloca nuevamente luchando contra otro pacto con el FMI, que va a traer nuevas penurias para nuestro pueblo. El grito de ‘que se vayan todos’ terminó en que se quedaron unos cuantos, que trajeron hambre, precarización y miseria. 20 años después, estamos más organizados y somos muchos más, vamos a avanzar para frenarlo», alertó Biasi, referente del Frente de Izquierda-Unidad.

Fuente Sputnik

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.