Mujeres, indígenas y emprendedoras que no se detienen ni ante la pandemia o la sequía

Cuando se llega al pueblo de Ucumasi, el panorama es desértico. En esta zona rural del departamento de Oruro, a seis horas de la capital, La Paz, las granizadas y heladas de los últimos años agravaron la sequía, perjudicando el cultivo tradicional de la quinua, la ganadería de llamas y las vidas de los pobladores.

Cada mañana a las 8.00, Rosario Navia, o Rosita como le llaman, llega con sus compañeras a la pequeña fábrica que montaron en una vivienda prestada por las autoridades. Es ahí donde la Asociación de Mujeres Productoras (AMPRODUC), actualmente 21 mujeres indígenas de origen aymara, producen turrones de quinua.

Conocida como un «super alimento» por sus propriedades nutritivas –es rica en proteínas y vitaminas, entre otros beneficios–, la quinua es un cultivo tradicional en Oruro.null

Estos turrones son un producto innovador para el pueblo de Ucumasi, ya que con estas barras de quinua se puede luchar contra la malnutrición infantil que es más fuerte en el área rural de Bolivia.

Mujeres, indígenas y emprendedoras que no se detienen ante la pandemia o la sequía
Las mujeres trabajan con las barras de quinua – PMA/ANANÍ CHÁVEZ

HECHOS A MANO Y CON AMOR

Después de lavarse y desinfectarse las manos, vestir sus batas blancas, gorros de trabajo y guantes desechables, las mujeres de AMPRODUC empiezan el trabajo.

En un envase mezclan maní, pasas, almendras y miel juntamente con los granos de quinua procesados, posteriormente vacían la mezcla a la máquina para el prensado y molde de los turrones. Esta tarea no es fácil ya que deben pisar repetidamente la palanca que hace que la máquina vaya formando los turrones en rectángulos pequeños.

Una vez obtenidos, los turrones son pasados a la deshidratadora (otorgada por la oficina del Programa Mundial de Alimentos en Bolivia), para que se sequen más rápidamente antes de ser bañados con una capa de chocolate. Finalmente, los turrones son empaquetados manualmente uno por uno y puestos en cajas para su comercialización.

Nueve años después de iniciar la actividad, la pequeña fábrica produce un promedio de 3.000 turrones por día, que se venden por un precio de tres bolivianos cada uno, menos de 50 centavos de dólar. Sin embargo, el reto está en conseguir los clientes.

UNA HISTORIA DE INNOVACIÓN, EMPRENDIMIENTO Y PERSISTENCIA

Rosita tenía 14 años en 2012 cuando se unió al grupo después de participar en unos talleres para fabricar turrones de quinua de forma artesanal. Recuerda que los facilitadores de los talleres solían referirse a Ucumasi como la «Bandera de los turrones» porque su calidad se destacaba entre las 16 provincias de Oruro.

«Decidimos que cada una de nosotras pusiera un capital de 200 bolivianos (29 dólares) para empezar con la producción de los turrones», cuenta Rosita, y todas se pusieron manos a la obra, pero desde el inicio tropezaron con obstáculos ya que algunas socias se retiraron.

NUEVOS DESAFÍOS

En 2018, el PMA brindó apoyó a AMPRODUC con una deshidratadora y una chocolatadora para que vendiera sus turrones en los mercados locales y escuelas de Oruro, para que niños y niñas pudieran comerlos en el desayuno escolar.

La pandemia y la sequía trajeron desafíos. Por los confinamientos se perdieron muchos clientes con quienes ya se había creado una relación de compra y venta. Por eso las mujeres volvieron a la venta ambulante por el pueblo y otros lugares de Oruro.

Por causa de la sequía no han cosechado la quinua suficiente para producir los turrones; sin embargo, aún tienen reservas de la cosecha del 2020 y han conseguido en algunos territorios de Ucumasi que lograron cosechar.

Este año, el PMA les está apoyando nuevamente para vincular el turrón a los programas de alimentación escolar y gestionar su comercialización en mercados estatales.

Mientras tanto, el grupo sigue comprometido con su proyecto y mira hacia el futuro con esperanza. Incluso sus esposos, animados por su perseverancia, a veces colaboran en la fábrica.

«Somos mujeres, madres y vamos a seguir luchando. El sueño es exportar nuestros turrones de quinua», sentencia Rosita con firmeza.

(Esta historia se publicó originalmente en el siguiente enlace https://es.wfp.org/historias/bolivia-mujeres-indigenas-empre…)

Fuente Europa Press

*Síguenos  para más información de importancia de las principales agencias internacionales  en:

*Twitter

* Facebook  

* Instagram

* Telegram

#UnionMundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.