En la COP26 acuerdan protección de los ecosistemas marinos en el Pacífico

Los presidentes de Costa Rica, Colombia, Ecuador y Panamá firmaron este martes una declaración conjunta para la conservación y manejo de los ecosistemas comprendidos en el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) realizada en Glasgow, Reino Unido.

Dicho pacto extiende la protección medioambiental sobre algunas de las regiones más biodiversas del mundo y comprendidas en las plataformas de esos países como son la isla del Coco (Costa Rica), Galápagos (Ecuador), Malpelo (Colombia) y Coiba (Panamá); con el propósito de crear una reserva de la biósfera marina la cual emergería como el área protegida más grande del hemisferio occidental.

La canciller panameña, Erika Mouynes,  señaló que su país cuenta con 67.000 kilómetros cuadrados de superficie marina protegida lo cual representa el 30 por ciento de sus aguas; en tanto 33 puntos porcentuales de su área boscosa igualmente están protegidos, siendo junto a Bután y Surinam países carbono negativos, pues sus bosques recepcionan más carbono del que emiten.

Por su parte, el jefe de Estado costarricense, Carlos Alvarado, expresó que “somos cuatro países hermanados para lanzar un claro mensaje al mundo consistente en la ejecución de acciones para proteger los océanos”.

A lo que añadió el dignatario de Ecuador, Guillermo Lasso: “las Islas Galápagos son una de las joyas del mundo, con cerca de 138.000 kilómetros cuadrados de reserva marina la cual ampliaremos hasta los 198.000 porque las corrientes de agua no tienen ideología.

Mientras, el jefe del Ejecutivo colombiano Iván Duque agregó que “es sumamente importante la cooperación en investigación, seguridad y, en consecuencia, luchar contra la ilegalidad en nuestros mares”.

Varias investigaciones científicas señalan que el Parque Nacional Isla del Coco y el Área Marina de Manejo Montes Submarinos, en Costa Rica; la Reserva Marina de Galápagos, en Ecuador; el Santuario de Fauna y Flora de Malpelo, en Colombia; y el Parque Nacional Coiba y el Área de Recursos Manejados Cordillera Coiba, en Panamá, constituyen un ecosistema único interconectado.

Esto responde a que sus aguas se comportan como corredores biológicos y zona de tránsito para especies como tiburones, atunes, tortugas, rayas, ballenas y disímiles otras especies migratorias; por lo que devienen una especie de carretera que interconecta islas a la vez que ofrece potencialidades como ecosistema y servicios a las comunidades de la región.

Cortesía de Telesur

*Síguenos  para más información de importancia de las principales agencias internacionales  en:

*Twitter

* Facebook  

* Instagram

* Telegram

#UnionMundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.