El dinero y los derechos civiles: Petrolera canadiense pagó cerca de 2 millones de dólares a la Policía de Minnesota para reprimir manifestaciones en su contra

La empresa canadiense Enbridge le ha pagado a la Policía de Minnesota (EE.UU.) 2,4 millones de dólares por vigilar, contener y detener a cientos de manifestantes que se oponen a la construcción del oleoducto de la Línea 3, a cargo de esa compañía.

Enbridge ha costeado la formación, los salarios, las horas extra, las comidas, los hoteles y el equipamiento de los uniformados, durante el tiempo que han estado vigilando a los manifestantes, de acuerdo a varios documentos a los que ha tenido acceso el periódico británico.

La empresa, cuya principal actividad es el transporte y distribución de crudo y gas natural a través de oleoductos y gasoductos, está sustituyendo el oleoducto de la Línea 3 en su paso a través de Minnesota, lo que le permitirá transportar petróleo desde Alberta hasta la punta del Lago Superior, en Wisconsin.

La obra en cuestión, que está destinada a transportar un petróleo pesado llamado betún, duplica la capacidad de la original, para llegar a 760.000 barriles diarios, y traza una nueva ruta a través de humedales prístinos. Un informe del grupo de acción climática MN350 sostiene que el oleoducto ampliado será fuente de una contaminación equivalente a los gases de efecto invernadero de 50 centrales termoeléctricas accionadas con carbón.

Hasta el momento, la Policía ha detenido a más de 900 manifestantes que se oponen a la Línea 3 y a su impacto sobre el clima y contra los derechos de los indígenas nativos, según la Red de Acción Legal del Oleoducto.

La respuesta de Enbridge 

Enbridge dijo a The Guardian que un gestor de cuentas independiente asigna los fondos y que es la Policía la que decide cuándo los manifestantes infringen la ley. Así lo reiteró Michael Barnes, un portavoz de la empresa, en un correo electrónico: “Los agentes deciden cuándo los manifestantes están infringiendo la ley, o poniéndose a sí mismos y a otros en peligro”. 

Sin embargo, Tara Houska, fundadora del grupo indígena de primera línea Giniw Collective, afirma que la Policía trabaja “mano a mano con las grandes petroleras. Trabajan activamente para una empresa. Su deber es con el estado de Minnesota y con los ciudadanos tribales de Minnesota”.

En agosto, Houska y otros activistas de la preservación del agua se reunieron con el relator especial de la ONU sobre derechos humanos, a fin de manifestarle la preocupación colectiva por el tipo de vínculo entre una gran empresa privada y la policía. Houska dijo que la relación financiera había dado lugar a la criminalización de la protesta y estaba sentando un precedente que “debería asustar a cualquiera”.

Hasta el momento, ni las autoridades locales ni las estadales han hecho declaraciones al respecto.

Cortesía de RT

*Síguenos  para más información de importancia en:

*Twitter

* Facebook  

* Instagram

* Telegram

#UnionMundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .