¿Te gustan los alimentos procesados? Presta atención, un nuevo estudio sugiere que podrían dañar el sistema inmunológico

Los autores del estudio del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG), una organización sin fines de lucro enfocada en la salud, halló la presencia de un compuesto químico presente con frecuencia en los alimentos procesados que ​​puede dañar el sistema inmunológico.

Se trata del conservante terc-butilhidroquinona (TBHQ), presente en productos como Pop-Tarts, Cheez-Its de Kellogg, entre más de otros mil alimentos.

A esto se suma la presencia del perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS), un grupo de sustancias químicas que pueden filtrarse a los alimentos desde los envases, afirma la doctora Olga Naidenko, vicepresidenta de investigaciones científicas del EWG y autora principal del estudio.

El Coronavirus disparó las alertas

Antes de la pandemia, los productos químicos que pueden dañar la defensa del sistema inmunológico contra la infección o el cáncer no recibían suficiente atención por parte de las agencias de salud pública.

Sin embargo, para proteger la salud pública, la opinión pública y los investigadores ahora se han centrado en estudiar los factores ambientales que pueden afectar el sistema inmune.

En su trabajo, el equipo realizó pruebas en animales y en platos de laboratorio, concluyendo que estos químicos causan efectos potencialmente dañinos.

Si bien los resultados no son definitivos en los seres humanos, la presencia de estos elementos en alimentos populares como Cheez-Its de Kellogg, es razón suficiente para suscitar preocupación, señaló el Dr. Kenneth Spaeth, especialista en medicina ambiental y ocupacional de Northwell Health en Great Neck, Nueva York.

“Los productos que ha analizado este estudio en particular son obviamente productos alimenticios muy populares y ampliamente utilizados. Eso se convierte en un elemento clave, porque obviamente cuando ocurren exposiciones, cuanto más amplia es la exposición, mayor es la posibilidad de que se produzcan daños”, sentenció.

Históricamente ha habido una serie de problemas de salud y seguridad que resultan de los contaminantes alimentarios y los aditivos alimentarios. Algunos de estos productos químicos están ahí “por diseño”, porque se agregan directamente a los alimentos. Pero otros surgen a través de la descomposición de otros químicos y algunos, como el PFAS, pueden ingresar a los alimentos a través del empaque, explicó Spaeth.

Históricamente ha habido una serie de problemas de salud y seguridad que resultan de los contaminantes alimentarios y los aditivos alimentarios

“Por esas razones, es importante asegurarnos lo mejor que podamos de que los productos que usamos y los alimentos que comemos sean evaluados para detectar posibles peligros. Estudios como este son un medio para monitorear eso”, enfatizó.

Los autores del estudio dijeron que las pruebas adicionales de estos productos químicos y sus efectos potencialmente tóxicos deberían ser una prioridad para la investigación, y pidieron a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) que revise la ciencia más reciente sobre TBHQ y otros aditivos alimentarios.

Por su parte, en una declaración a los medios, el portavoz de Kellogg, Kris Bahner, dijo que la “principal prioridad es proporcionar alimentos seguros, deliciosos y de calidad para los consumidores. TBHQ es un antioxidante común, aprobado para uso seguro por la FDA, que muchas empresas utilizan en numerosos productos para ayudan a proteger el sabor y la frescura de los alimentos”.

Los resultados de este estudio y otros similares ponen a los consumidores en una posición difícil, ya que puede ser virtualmente imposible saber si ciertos químicos están en los productos alimenticios. No todos los productos químicos que se encuentran en los alimentos se enumeran como ingredientes, porque algunos de los productos químicos, como el PFAS, no son aditivos directos, afirma el Dr. Kenneth Spaeth.

A medida que aprendemos más sobre los contaminantes, para aquellos que se demuestra que presentan riesgos para la salud, el consumidor queda en un aprieto, porque puede haber conocimiento de un daño potencial, pero no hay suficiente información para que los consumidores realmente tomen decisiones en tiempo real, concluyó.

Fuente: Grandes Medios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.